Manejo de envases

Informes

EL ROL DE CADA ESLABÓN EN LA DISPOSICIÓN FINAL

Qué hacer con los envases vacíos de fitosanitarios es una problemática que afecta no solo al ambiente, sino también a la sociedad en su conjunto.  Anualmente, se vuelcan al mercado argentino aproximadamente unos 18 millones de envases de productos fitosanitarios en todas sus variantes: botellas, frascos, bidones, vejigas, etc.

Estos envases, por Ley, deben seguir un camino de tratamiento diferenciado que permita su reciclado, asegurando de esta forma la salud de las personas y el ambiente. Para lograrlo, es imprescindible que todas aquellas personas involucradas -desde la generación del producto hasta su disposición final- cumplan con sus obligaciones establecidas por la Ley Nacional 27.279 y las resoluciones provinciales asociadas.  

INDUSTRIA  

Como generadora de productos fitosanitarios se debe hacer responsable de los residuos generados por su utilización. Es decir, los registrantes somos los encargados del desarrollo, la operación y el mantenimiento del Sistema de Gestión Integral que permitirá el reciclado, la valorización o la disposición final del plástico proveniente de envases vacíos de fitosanitarios.  

COMERCIALIZADORES  

La Ley exige a aquellos que realicen la comercialización a colaborar con la Industria en el Sistema de Gestión. Para ello, deben informar a los usuarios acerca de las prácticas obligatorias que deben efectuar sobre los envases vacíos, dónde entregarlos y cómo transportarlos correctamente. Los comerciantes, además, cumplen un rol esencial al asegurar el funcionamiento del Sistema de Trazabilidad, ya que son los encargados de cargar información sobre el movimiento de envases en circulación.

USUARIOS  

Pueden ser productores, aplicadores o contratistas, y son responsables de llevar a cabo correctamente el Triple Lavado o Lavado a Presión (ver gráfico Norma IRAM 12.069). Además, deben entregarlos en el Centro de Almacenamiento Transitorio más cercano; para ello, pueden transportarlos en vehículos sin autorización específica. Este punto es muy importante, ya que para poder devolver los envases los productores no requieren habilitación como transporte de residuos peligrosos.  

CENTROS DE ALMACENAMIENTO TRANSITORIO (CAT)  

Son responsables de recibir los envases vacíos de fitosanitarios -siempre triplemente lavados y perforados en su base (para la Ley, envases TIPO A)- y también de recibir aquellos que no recibieron el Triple Lavado, ya sea por sus características físico-químicas no se puedan lavar (para la Ley, envases TIPO B). El CAT debe entregar el certificado de devolución que completa el circuito del Sistema de Trazabilidad.  

OPERADORES  

El operador realizará un proceso que permita su reutilización (solo envases TIPO A) como materia prima para la fabricación de nuevos productos plásticos (conos de señalización, varillas y postes de alumbrado, caños para cloacas u otros elementos que NO impliquen riesgos para la salud humana o animal, o tenga efectos negativos sobre el ambiente). Un aspecto a considerar es que los envases deben ser transportados mediante vehículos autorizados desde el CAT al Operador.

Los envases TIPO B, que no pudieron ser sometidos a la Norma IRAM 12.069 (Triple Lavado o Lavado a Presión) serán enviados a disposición final mediante incineración en hornos especializados.

ROL DEL DISTRIBUIDOR: UN EJEMPLO DE COLABORACIÓN A IMITAR  

Distintas provincias legislaron sobre la forma en la cual el distribuidor debe colaborar brindando más especificaciones. Tal es el caso de la provincia de Buenos Aires, donde la OPDS (autoridad ambiental), mediante la Resolución 505/2019, determinó la necesidad de que los distribuidores puedan instalar nodos logísticos (puntos de gestión logística local de envases vacíos de fitosanitarios fijos o móviles) y de esta forma brindar a los usuarios la opción de llevar los envases adonde los compraron. En febrero pasado, en la búsqueda de cooperar con el Sistema de Gestión y lograr un canal seguro que garantice el tratamiento diferenciado, en General Pico, La Pampa, se organizó una campaña de recolección de envases para sus clientes junto a Campo Limpio. 

UN EJEMPLO A IMITAR

La Sociedad Rural de General Pico organizó junto a Campo Limpio (asociación que nuclea a más de 100 Registrantes) una campaña itinerante de recolección de envases vacíos de fitosanitarios en un predio cedido por la Agronomía Pelayo. Para conocer más detalles sobre los resultados de esta participación colaborativa entre distintos actores, le pedimos a Andrés González (Tesorero de Sociedad Rural de Gral. Pico) que nos cuente su experiencia:

¿Cómo surgió la idea de encarar una campaña de recolección?

Fueron los mismos productores y aplicadores de la zona que nos venían comentando sobre la necesidad de contar con un sitio donde disponer los envases vacíos. Cuando acercamos el pedido a Fundación Campo Limpio nos sugirieron realizar una Campaña Itinerante, donde los usuarios podían acercar los bidones hasta un sitio específico para ser retirados en el día. Así apareció la colaboración de Pelayo, quienes pusieron a disposición predio suyo para realizar la Jornada.

¿Qué nivel de participación de los productores tuvieron?

El camión disponible para el retiro de envases tenía una capacidad de 1500 envases, por lo que les solicitamos a los productores que cada uno lleve como máximo hasta 100 unidades. El objetivo era permitir que varios Usuarios puedan darle disposición final segura a los envases vacíos que tenían en sus campos. Gracias al compromiso de los productores y aplicadores que contactamos, se logró que en pocas horas se llenara el camión de Campo Limpio.

En base a los resultados logrados en esta campaña ¿piensan repetirlo?

Sin duda es nuestro deseo continuar colaborando en este tipo de campañas. Incluso varias localidades vecinas nos propusieron armar algo en conjunto y más grande para darle mayor alcance. Creo que el trabajo en conjunto entre todos los actores permitirá lograr resultados positivos en torno al tratamiento diferenciado de envase.