You are here

Share page with AddThis

ENVASES VACÍOS: ¿QUÉ HACER CON ELLOS?

Quintal Newsletter
16.12.2020

La Ley Nacional 27.279 se propone asegurar el tratamiento diferenciado de los envases vacíos de productos fitosanitarios. Para poder lograrlo es necesario que cada uno de los actores involucrados cumpla con sus obligaciones.

Por el Ing. Agr. Guillermo Delgado

Como producto de la actividad agropecuaria, en la Argentina se generan anualmente 20 millones de envases vacíos de fitosanitarios (equivalentes a 14.000 toneladas de plástico, aproximadamente). En virtud de la toxicidad de los productos que contuvieron, queda totalmente prohibida la eliminación de los envases mediante: quemado, entierro, abandono, venta ilegal y reutilización hogareña.

Con el objetivo principal de garantizar el tratamiento diferencial de los envases vacíos, asegurando así que el material recuperado no sea empleado en usos que puedan implicar riesgos para la salud o sobre el ambiente, la Ley Nacional 27.279 dispone obligaciones específicas que deben cumplir TODOS los actores involucrados: la industria, el comercializador, el productor y/o aplicador, los transportistas, los operadores y los centros de almacenamiento transitorio. Cada una de estas figuras cumple un determinado rol dentro del Sistema de Gestión de Envases Vacíos, el cual se articula en tres etapas:

a) Del usuario al Centro de Acopio Transitorio (CAT): el productor y/o aplicador deberá efectuar el triple lavado de los envases y entregarlos en el CAT más cercano (mediante transporte no autorizado).

b) Del CAT al operador: en el CAT se deberán clasificar y almacenar los envases según Tipo A (aquellos que recibieron el triple lavado) y Tipo B (aquellos que no pueden ser sometidos al triple lavado). Luego, serán derivados para su valorización o disposición final mediante un transportista autorizado.

c) Del operador a la industria: el material procesado por el operador se enviará mediante transporte autorizado para su posterior reinserción en un proceso productivo.

RESPONSABILIDADES ESPECÍFICAS

Al analizar el circuito que deben transitar los envases se desprende que cada integrante de la cadena tiene responsabilidades específicas que se deben cumplir si se quiere alcanzar el objetivo final de “lograr una correcta gestión de los envases vacíos de fitosanitarios”.

Así, la industria, como generadora de productos fitosanitarios, se debe hacer responsable de los residuos generados por su utilización desarrollando el Sistema de Gestión Integral que permitirá el reciclado, la valorización o la disposición final del plástico proveniente de envases vacíos.

A los comercializadores se les exige colaborar con la industria en la gestión de los CAT e informar a los usuarios sobre las prácticas que deben efectuar sobre los envases, dónde entregarlos y cómo transportarlos. Además, cumplen un rol esencial al asegurar el funcionamiento del Sistema de Trazabilidad.

Por su parte, los usuarios (ya sean productores, aplicadores o contratistas) son responsables de realizar correctamente el triple lavado o lavado a presión. Luego, deben entregarlos en el CAT más cercano. Para ello, pueden transportarlos en vehículos sin autorización específica.

Los Centros de Almacenamiento Transitorio (CAT) reciben los envases vacíos de fitosanitarios y los almacenan según tipo A y tipo B. En los CAT se debe entregar el certificado de devolución, que completa el circuito del sistema de trazabilidad.

Finalmente, los operadores deben recibir los envases y gestionarlos según la condición del material. Los envases tipo A (aquellos que fueron correctamente lavados y perforados) serán procesados y reutilizados para la fabricación de nuevos productos plásticos (conos de señalización, varillas y postes de alambrado, caños para cloacas u otros elementos que NO impliquen riesgos para la salud humana o animal, o tener efectos negativos sobre el ambiente). Por otra parte, los envases tipo B, como no pueden ser sometidos a la Norma IRAM 12.069 (triple lavado o lavado a presión), serán enviados a valorización energética o disposición final mediante su incineración en hornos especializados.