You are here

Share page with AddThis

Soluciones

 

Soluciones Integradas


¿Cómo beneficia al cliente la estrategia integrada de Syngenta?

Al combinar nuestro portfolio líder mundial en Protección de Cultivos y nuestra amplia oferta de Semillas y biotecnología, nos presentamos con una sola cara en nuestro relacionamiento con el cliente y con soluciones integradas en el campo, haciendo uso de nuestro profundo conocimiento y entendimiento de la agricultura. Syngenta se encuentra exclusivamente posicionada para abordar estos desafíos cada vez más complejos a los que se enfrentan los agricultores, a través del desarrollo de soluciones que se ajustan específicamente a los cultivos y regiones. Si pensamos como productores, les acercamos las soluciones innovadoras que necesitan para poder producir más con menos.
 


¿Cuáles son las marcas de los productos y los cultivos de Syngenta?

Desde el año 2011, la estrategia de Syngenta se basó en el desarrollo de una oferta completamente integrada por cultivo a nivel mundial. Esto implica combinar nuestros portfolios de protección de cultivos, tratamiento de semillas y semillas. Estos incluyen:

  • Protección de cultivos – marcas como AMISTAR®, CALLISTO® y DURIVO® ofrecen protección contra enfermedades y control de malezas e insectos para que los cultivos alcancen todo su potencial.
  • Tratamiento de semillas – productos como CRUISER®, MAXIM® y VIBRANCE™ ayudan a desarrollar sistemas radiculares sólidos en estadios críticos de crecimiento.
  • Semillas – nuestras variedades de semillas, híbridos y eventos líderes bajo marcas tales como Agrisure® ofrecen un rendimiento y una calidad superior.
  • Las soluciones integradas incluyen el programa para arroz TEGRA™ y los sistemas de siembra PLENE™.

Nuestros cultivos estratégicos son: maíz, soja, cereales, arroz, hortalizas, caña de azúcar, otros cultivos extensivos (girasol, colza, y remolacha azucarera) y cultivos especiales (por ej.: papa, algodón, cítricos y pomáceas, uvas y cultivos de plantación como ser bananas y café). Asimismo, aplicamos nuestra tecnología líder mundial en agricultura en el mercado de césped y jardín con marcas como Yoder®, Goldfisch® y Goldsmith Seeds en flores así como HERITAGE®, REVIVE® y ADVION® en césped, paisaje y control profesional de plagas.

 


¿Cómo beneficia al cliente la estrategia integrada de Syngenta?

Al combinar nuestro portfolio líder mundial en Protección de Cultivos y nuestra amplia oferta de Semillas y biotecnología, nos presentamos con una sola cara en nuestro relacionamiento con el cliente y con soluciones integradas en el campo, haciendo uso de nuestro profundo conocimiento y entendimiento de la agricultura. Syngenta se encuentra exclusivamente posicionada para abordar estos desafíos cada vez más complejos a los que se enfrentan los agricultores, a través del desarrollo de soluciones que se ajustan específicamente a los cultivos y regiones. Si pensamos como productores, les acercamos las soluciones innovadoras que necesitan para poder producir más con menos.
 

 

Protección de cultivos


¿Qué son los productos para la protección de cultivos?

Los productos para la protección de cultivos protegen a los cultivos del daño causado por el estrés biótico y abiótico. Controlan malezas y la presión de enfermedades e insectos. El uso extendido de productos más novedosos y eficaces desde mediados del siglo veinte ha incrementado la seguridad alimentaria y los estándares de vida en todo el mundo.

  • Herbicidas: controlan malezas que compiten con los cultivos por luz y nutrientes. Si no se controlan las malezas el rendimiento del cultivo puede disminuir significativamente. Los herbicidas pueden clasificarse en selectivos, los cuales se aplican directamente en cultivos específicos para controlar ciertas malezas sin ocasionar daños en los mismos; y no selectivos, los cuales eliminan todas las plantas (si el tejido verde los absorbe).
  • Fungicidas: previenen y curan enfermedades fúngicas que pueden tener efectos adversos severos en el rendimiento y en la calidad del cultivo. Una gran variedad de patógenos causa las enfermedades en las plantas.
  • Insecticidas: ayudan a controlar este daño mediante el control de plagas de insectos. Los insectos, como las orugas y los áfidos, pueden reducir significativamente el rendimiento y la calidad del cultivo en virtud de su alimentación.
  • Tratamientos de semillas: son sustancias químicas o biológicas, o procesos físicos que se aplican a las semillas o a las plántulas. Ayudan a proteger a las semillas y garantizan una emergencia óptima del cultivo. La aplicación de un químico en las semillas es un método orientado a la reducción de plagas y ataques de enfermedades en las plantas en crecimiento.

 


¿Los productos para la protección de cultivos son realmente necesarios?

Las plantas producen naturalmente por si mismas una amplia gama de químicos para protegerse de las plagas; sin embargo, estos no son suficientes para prevenir grandes pérdidas de cultivos alimentarios. De hecho, se estima que entre el 35% y el 40% de todos los cultivos se perderían a causa de insectos, malezas y enfermedades sin el uso apropiado de productos para la protección de cultivos.

El uso eficaz de los productos para la protección de cultivos ayuda a los productores a producir más con menos y a incrementar la seguridad alimentaria de millones de personas mediante la reducción de pérdidas en los cultivos ocasionadas por insectos, malezas y enfermedades.

 


¿No eran mucho más saludables los alimentos antes del uso extendido de productos para la protección de cultivos?

Los alimentos no eran más saludables antes del uso de productos para la protección de cultivos: la invasión de plagas y enfermedades peligrosas era común y constante. El uso de productos para la protección de cultivos permitió a los agricultores producir una abundante cantidad de alimentos seguros, económicos y frescos como nunca se había logrado, acompañando dietas saludables alrededor del mundo.
Los productos para la protección de cultivos en sí mismos no vuelven a los alimentos menos saludables y los residuos en la fruta y en la verdura se encuentran altamente regulados para permanecer dentro de límites seguros. (vea la siguiente pregunta).
 


¿Los productos para la protección de cultivos tienen un impacto negativo en la salud de las personas o contaminan el medioambiente?

El diseño de los productos para la protección de cultivos actuales contempla tres características: deben ser seguros, específicos para su propósito y de corta duración, desintegrándose inmediatamente y sin causar daños luego de haber cumplido su objetivo. Sólo se aprueban para su uso luego de haberse desarrollado estudios exhaustivos para descartar cualquier efecto potencial en la salud de las personas o en el medioambiente.

Los residuos de productos para la protección de cultivos en los alimentos se encuentran altamente regulados y monitoreados en forma constante. Los niveles máximos permitidos por ley generalmente son 100 veces inferiores a aquellos necesarios para su seguridad y no existen pruebas que demuestren que los mínimos residuos que a veces quedan en las frutas o vegetales afecten la salud de las personas.

Asimismo, todos nuestros productos son evaluados exhaustivamente para asegurar que no tengan un impacto negativo en el medioambiente, la biodiversidad y arterias fluviales en áreas donde van a utilizarse. Los productos para la protección de cultivos también pueden ofrecer beneficios ambientales al reducir la necesidad de laboreo, incrementando la vitalidad del suelo, reduciendo la erosión y mejorando la calidad de la tierra.
 


¿Los productos para la protección de cultivos tienen un impacto negativo en la salud de las personas o contaminan el medioambiente?

Estudios científicos objetivos han llevado a muchas agencias de seguridad alimentaria alrededor del mundo a concluir que los alimentos orgánicos no son más seguros o más nutritivos que los alimentos producidos en base a métodos convencionales, incluido el uso de productos para la protección de cultivos modernos. Si bien la alimentación orgánica continua siendo una elección de un estilo de vida, el uso de prácticas agrícolas modernas permite la producción de alimentos nutritivos, de alta calidad de forma sustentable y a precios accesibles.
A diferencia de la creencia generalizada, los productores orgánicos tienen permitido el uso de una gama de productos para la protección de cultivos y químicos tóxicos en sus cultivos, ya sea aquellos obtenidos de fuentes naturales o aquellos que se consideran prácticas tradicionales.
 


¿Por qué el uso de productos para la protección de cultivos está permitido en un país y prohibido en otro?

Los productos para la protección de cultivos son desarrollados para abordar problemas específicos en lugares específicos. Las diferencias de clima o las plagas y enfermedades localizadas implican que un producto que se utiliza para tratar cultivos en un país pueda no ser apropiado para tratar los mismos cultivos en otro país. La reglamentación generalmente se desarrolla a nivel país y las autoridades regulatorias sólo aprobarán un producto si es necesario en su país. Esto significa que mientras un producto ha sido aprobado para su uso en un lugar determinado, no será necesariamente aprobado para su uso en otro. Esto no es un indicador de la seguridad de sus ingredientes o que el producto fue prohibido en un país en particular; simplemente significa que no ha sido registrado o vuelto a registrar en ese lugar.
 

Semillas


¿Syngenta está involucrada en la producción de semillas?

Las ventas de semillas representan alrededor de un tercio de los ingresos de Syngenta. Nuestro portfolio de semillas es uno de los más grandes de la industria e incluye más de 200 líneas de producto y más de 6.800 variedades producidas por unos 38.000 multiplicadores de semilla en todo el mundo. Nuestro portfolio de semillas incluye cultivos extensivos como maíz, soja, arroz, cereales, oleaginosas, remolacha azucarera y hortalizas. Tenemos una importante participación de mercado en muchos de estos cultivos y trabajamos continuamente en el desarrollo de nuevas y mejores variedades de semillas.

 


¿Cuál es la diferencia entre el mejoramiento vegetal tradicional y el moderno?

El mejoramiento “tradicional” o “convencional” generalmente se refiere al uso de métodos de mejoramiento vegetal sin uso de biología molecular o biotecnología. Comprende el cruzamiento de plantas madres cuidadosamente seleccionadas, luego la evaluación de la descendencia y la selección de las mejores para ser cultivadas y continuar con la selección. Una vez que las mejores líneas son seleccionadas, son purificadas para crear líneas “endocriadas”, en las que todas las plantas tienen las mismas características. En los cultivos híbridos, las líneas endocriadas purificadas reciben el nombre de parentales. Las líneas parentales se cruzan para producir híbridos. En cultivos no híbridos, las líneas endocriadas son el producto terminado o “variedad”.

El mejoramiento “moderno” generalmente hace referencia al uso de biología molecular o biotecnología para descubrir y aislar las características deseadas de las plantas, ya sea a través del mejoramiento asistido por marcadores o de la modificación genética. El uso del mejoramiento moderno no quita la necesidad de los pasos involucrados en el proceso de mejoramiento tradicional: “crear”, “evaluar” y “seleccionar”, aunque las técnicas de mejoramiento moderno, como el mejoramiento asistido por marcadores y el uso de aploide duplicado pueden acelerar este proceso.

 


¿Qué es el mejoramiento asistido por marcadores?

El mejoramiento asistido por marcadores (o mejoramiento asistido por técnicas moleculares, MAB, por sus siglas en inglés) ayuda a los mejoradores a seleccionar plantas con combinaciones genéticas deseables.
Un marcador molecular es un “señalador genético” que identifica una ubicación particular en la secuencia de ADN de una planta. Los mejoradores genéticos utilizan estos marcadores para identificar las versiones de genes específicos asociados a una característica deseada, lo que les permite predecir la presencia de propiedades específicas y orientar el mejoramiento en etapas tempranas de desarrollo. Con el MAB, se reduce la necesidad de ensayos costosos que insumen mucho tiempo ya sea en el campo o en invernaderos

Esta tecnología está complementando cada vez más los métodos de mejoramiento convencional. Syngenta ha desarrollado esta tecnología durante muchos años. El MAB ya está siendo eficazmente integrado a los programas de mejoramiento para hortalizas, maíz y soja, para alcanzar, por ejemplo, resistencia a enfermedades, tolerancia a sequía, mayores rendimientos y nuevas calidades de aceite.
 


¿Qué es un cultivo híbrido?

Los cultivos híbridos se generan a través del cruzamiento de plantas con características diferentes para crear las bases para incrementar el vigor de la planta y como resultado obtener mayores rendimientos. Comprende el cruzamiento de parentales cuidadosamente seleccionados, luego la evaluación de la descendencia y la selección de las mejores para ser cultivadas y continuar con la selección. Una vez que las mejores líneas son seleccionadas, son purificadas para crear líneas “endocriadas”, en las que todas las plantas tienen las mismas características. Las líneas endocriadas purificadas reciben el nombre de parentales. La semilla híbrida se produce a través de la fecundación cruzada de una de las líneas parentales que es un macho fértil que se siembra de forma intercalada entre los surcos de las hembras para permitir la transferencia de polen. El híbrido producido debe ser fértil para que haya polinización y el productor pueda cosechar la semilla.
 


¿Cuál es el inconveniente de guardar y volver a sembrar semillas híbridas?

Las semillas híbridas se crean a partir de la fecundación cruzada de líneas “endocriadas” purificadas, en las que cada planta tiene las mismas características. Las semillas híbridas se mejoran para perfeccionar ciertos atributos tales como el vigor. La semilla producida por la segunda generación del híbrido no genera de manera confiable una copia fiel de ese híbrido. No tendrá la misma construcción genética ni las características de la planta de la cual se originó y generalmente resulta en la pérdida de gran parte de su potencial de rendimiento. Sólo si se cruzan las líneas puras se puede producir la semilla híbrida deseada.