You are here

Share page with AddThis

Agricultura por ambientes

La confluencia de tecnología, procesos y redes

1º PARTE: ¿Por que todavía usamos "potreros"?

En la pradera pampeana, hace ya unos cuantos años, el área agrícola se rotaba con pasturas, por lo tanto la superficie estaba divida en rectángulos de una superficie de aproximadamente 50 has que nos permitían la administración de los pastoreos.
Hoy esta necesidad ya no existe. Sin embargo los potreros quedaron como alambrados en ruina y como entidades para la toma de decisiones en la gestión de la agricultura.
Hoy necesitamos, más que nada, un cambio mental: dejar de gestionar potreros para gestionar ambientes.
Este cambio implica dos cuestiones importantes:

1. Los potreros, tenían nombres propios, cada uno era particular, en cambio definir ambientes implica reconocer categorías.

Jorge Luis Borgues (otra vez inspirador) en su novela "Funes el memorioso", un personaje de memoria tan pródiga, que al no poder olvidar cada detalle de lo particular, no podía construir categorías conceptuales, es decir, lenguaje:

En Funes el Memorioso, Borges dice:
"No sólo le costaba comprender que el símbolo genérico 'perro' abarcara tantos individuos dispares de diversos tamaños y diversa forma; le molestaba que el perro de las tres y catorce (visto de perfil) tuviera el mismo nombre que el perro de las tres y cuarto (visto de frente)". "Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos".

El cambio que se está operando, es "olvidar" cada caso, cada particularidad, cada "potrero", para encontrar lo común, lo genérico, el concepto, el símbolo un lenguaje de Ambientes

Ya no hablamos mas del "potrero 8", solo conocido por una sola persona, pero con atributos incomunicables…ahora hablamos de un ambiente: loma arenosa, taptho, etc

2. Gestionar sin alambrados implica gestionar información sobre "arenas movedizas". Perdemos esa seguridad que nos da la realidad del alambrado para empezar a gestionar mapas virtuales que no son más que provisionales hipótesis, sujetas a un proceso de mejora continua. Éramos tan felices con el esquinero de quebracho, que estaba "ahí" casi eternamente!...y el día que había que renovarlo, seguramente lo hacíamos en el mismo lugar.

Ahora es relevante disponer de un sistema georeferenciado para gestionar la información: una plataforma GIS (Sistema de Información Geográfico) y de esta manera "materializar" estos límites entre ambientes

2º PARTE. Ya sin alambrados, buscando "la escala de trabajo apropiada".

Sin alambrados, podemos hacer unidades muy grandes o muy chicas y priorizar distintas eficiencias:

• Las grandes extensiones y la búsqueda de la eficiencia operativa de la maquinaria.

• La obsesión por lo pequeño y la búsqueda de la eficiencia de insumos.

Resolvimos esta cuestión, observando que hay practicas que se pueden realizar en pequeña escala, y no están afectadas negativamente por la complejidad de la forma: La aplicación Variable de Insumos (VRT), mientras que otras prácticas se deben realizar a una escala mayor: La rotación, la elección del genotipo, la fecha de siembra. Por lo tanto, la operación se debe gestionar en dos escalas, cada una con su respectivo "mapa de ambientes".

3º PARTE: ¿Cómo generamos conocimiento?

1. ¿Cómo ambientamos?
Básicamente, administrando capas de información georeferenciada sobre una plataforma GIS. Las capas de información son diversas: Imágenes satelitales, curvas de nivel, mapas de rendimiento, relevamientos con GPS, mapas de tosca, etc.

Podemos usar algoritmos para análisis geoespaciales (Ejemplo, análisis de Clusters) Sin embargo, la intervención de la subjetividad "del que conoce el campo" para validar los limites de ambientes, es un conocimiento sumamente valioso que no puede quedar afuera del proceso.

Luego chequeamos los ambientes con el análisis de suelo de los puntos georeferenciados:

La ambientación tiene sentido cuando implica practicas agronómicas diferenciales de impacto en el margen del cultivo….pero, ¿dónde está ese conocimiento (es decir, las "Reglas de decisión por ambiente")?

Resulta que hasta ahora, nos manejamos con promedios…desde cómo hacer un muestreo de suelos, donde mezclábamos la tierra del bajo con la loma (¡!!), hasta la recomendación de densidad en maíz independiente de la disponibilidad de agua para el cultivo prevista para el periodo crítico. Poco sabemos entonces…

Ahora disponemos de muchísimos datos….cada mapa de rendimiento son miles de datos donde antes había uno solo.

Pero tenemos que transformar toda esta información en conocimiento, es decir "reglas de decisión protocolizadas por ambiente".

Hay cambios muy significativos en los procesos y tecnología para gestionar la información:

2. ¿Cómo facilitamos que el conocimiento se vuelva explícito?
Ahora todo es más complejo y dinámico. El "experto", aquella persona que condensaba todo el conocimiento, perdió relevancia…la enciclopedia estática (la "Británica"), escrita por pocos, es superada por la enciclopedia "viva" ("Wikipedia"), escrita por muchos y en "edición" permanente. El nuevo protagonista es la "Inteligencia Colectiva", ese saber distribuido en las redes. La cuestión pasa a ser como transformar todo ese conocimiento tácito en un activo explicito apropiable por las organizaciones. Los nuevos conceptos que están implícitos en la Web 2.0 proponen la colaboración como actitud valiosa para co-crear conocimiento y facilitan plataformas web para desenvolver los procesos de participación. Wiki es el paradigma.

3. ¿Cómo gestionamos la información?
Estamos pasando de administrar stock de datos, acumulados durante la campaña, para analizarlos 3 meses después de la cosecha, a construir procesos, embebidos en tecnología web, que generen tableros de control en tiempo real → del "espejo retrovisor" al "navegador satelital".

Los requisitos para cumplir este cambio paradigmático, que implica trabajar con grandes flujos de datos y producir síntesis en tiempo real que ayude a la toma de decisiones son:

→ Uso de estándares de nomenclatura (en los ambiente, insumos, fenología, etc) consensuados por toda la red.

→ Información que se registra directamente en un sistema web, consolidando bases de datos. A su vez, "apuntadas" con herramientas BI para generar Reportes on-line

→ Que esa información este georeferenciada para poder relacionar las practicas agronómicas, con los ambientes y finalmente con los mapas de rendimiento.

Cumpliendo con estos principios, diseñamos Solapa4, una herramienta web con la cual una comunidad muy grande está gestionando su información y además se compara con los valores medios de la zona en tiempo real (Benchmark).

4. Como diseñamos los ensayos → por ambiente!!!
Hoy la tecnología con que se gestiona la operación agrícola: aplicación de insumos por prescripciones georeferenciadas y las cosechadoras con mapas de rendimiento, nos dan la oportunidad de convertir la operación agrícola en un "mega ensayo".

4º PARTE: La consolidación del Conocimiento: Los Protocolos con Reglas de Decisión por Ambiente.

Una vez determinados los ambientes y su productividad, se deben gestionar los "protocolos" que tienen las reglas de decisión por ambiente. Según nuestra visión, el protocolo es un proceso de mejora continua de gestión de conocimiento que debe responder a los siguientes principios:

5º PARTE: Impacto

1. ¿Cómo se opera la producción?
La gestión cambio drásticamente: Así como desapareció la vieja división "primero me capacito y después trabajo", también se unieron el mundo de la operación con la gestión de conocimiento: Los datos se generan en el origen de la operación, y deben volver nuevamente a la operación rápidamente sintetizados en conocimiento para una correcta toma de decisiones (Tableros de control) La gestión de Conocimiento tiene que ser funcional a la Gestión de la Operación.

2. La co-creación de valor La gestión por ambientes, cuando crea un lenguaje, gestiona protocolos con reglas de decisión por ambiente, registra la información en plataformas web y gestiona y sintetiza dicha información en tableros de control en tiempo real, podemos decir que se ha creado un nuevo territorio.

Pero ya dijimos que las reglas de decisión son hipótesis, y que deben ser mejoradas o puestas a prueba.

Hoy la velocidad de obsolescencia obliga a los equipos de desarrollo, a poner en el mercado nuevos productos con especificaciones de uso que no están suficientemente "maduras" ni "customizadas" por ambiente … en informática se dice "en etapa Beta".

Esto nos da una gran oportunidad: aprender juntos los desarrolladores con los productores a través de la experiencia de uso, en un proceso escalable y controlado.

Además, este territorio da la oportunidad de integrarse a procesos para aportar valor allí donde hace falta: donde aparece una nueva plaga, donde un evento extraordinario altera la práctica acostumbrada, etc.